De Japón a Delhí

de viaje desde Osaka a Delhi….

Eran las seis y media de la madrugada, el despertador suena con fuerza, no logra despertarme estoy en la ducha, pensando en el largo viaje que tengo por delante.

Es hora de realizar el check – out, me dirigo a mi primera estación de metro, para posteriormente tomar otro  que es el que me dejara en  la estación de tren de Kioto, en el tren de 30 minutos de duración, asaltan a mi mente las miles de imágenes que son imborrables de una maravillosa nación cómo es Japón.

Hasta última hora son amables, sonrientes y excelentes personas.

Llegado al aeropuerto Internacional de Osaka, es hora de ubicarme para posteriormente ir decidido a la terminal 1 sur, una vez allí y tras revisar que mi vuelo aún no aparece en las pantallas es hora de ir a tomar un merecido café. Pronto el aeropuerto me recuerda que aún estoy en Japón y no hay cafeterias, solo desayunos típicos Japoneses, mi cuerpo pide cafeína.

Abatido y en vista que es imposible un café caliente, observo que las maquinas expendedoras tienen cafe frío y a sabiendas que ni de lejos sera un buen café. Tomo un poco de ese amargo y frío café.-

Es hora de ir a embarcar el primer paso es Osaka-Pekin y el segundo es Pekin-Delhi.

Donde por cierto no tengo hotel reservado, uff esto se pone interesante.

Tras un largo día y  haberme humillado de nuevo en China está vez usurpando las power bank que llevaba para cargar el móvil en situación de emergencia, indicándome en un perfecto pero incomprensible chino que no me las devolvian.

Llego a Delhi, cansado frustrado y mal humorado recordando el incidente en el aeropuerto.

Ahora es la parte divertida, jejeje, no tengo dinero, los cajeros no funcionan y no me dejan dormir en el aeropuerto, tras haber encontrado un lugar perfecto, ¿Que hago?

Tirar de ingenio, me registro por internet en un hotel de Delhi y veo que tienen servicio de recogida, les remito un mail y les indico que estoy en el aeropuerto, que por favor me envíen a su chofer.

Nada mas salir del aeropuerto me doy cuenta del caos que reina en delhi, y son las 4 de la mañana todo está en silencio, todo  menos las bocinas y pitos que no cesan en ningún momento.

Llego al hotel y me instalo en una habitación que como mínimo está limpia, los olores es para otra entrada.

Mañana a descubrir la ciudad y en los posteriores días el norte de India.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Comment.