Entrevista en una prestigiosa revista Argentina

Os dejo el enlace para que podíais leer al completo la entrevista que el otro día me realizaron en una prestigiosa revista Argentina.

Espero de vuestros comentarios.

Gracias.Captura de pantalla 2016-07-12 a las 9.43.03

 

http://www.economiayviveros.com.ar/julio2016/actualidad_floricola_4.html

 

Una aventura floral

El florista español, Antonio Vicent, visitó hace unas semanas la Argentina y habló sobre sus diferentes viajes, en los que documenta las reacciones de las personas ante las flores de corte y las plantas ornamentales. PorAgustín Tomás Laibol

De paso por Buenos Aires, el florista español Antonio Vicent (42) habló en el Instituto de Floricultura del INTAsobre cómo reacciona el hombre ante una flor: El poder que tiene una flor cuando se la regala es tan grande e indescriptible como único. El ver cómo le cambia a una persona la cara en cuestión de microsegundos es algo que yo, personalmente, recomiendo a los lectores probar con un familiar o su pareja. Además, es un regalo económico y lleno de vida.

Vicent se formó en la Escuela Española de Arte Floral, estudió con profesores  internacionales como Gregor Lersch, Klaus Wagner y Per Benjamin, y se recibió en la Universidad de Sevilla con el título de Técnico Superior en Diseño y Arte Floral. Actualmente, está llevando adelante el proyecto Floral Adventure, documentando, a nivel mundial, las sensaciones que provocan en el hombre las flores y las plantas, en los países que visita.

¿Qué es Floral Adventure?

Es un proyecto autofinanciado, en el que se pretende visibilizar la importancia que tiene la naturaleza en nuestras vidas. La idea es mostrar al público de diferentes edades la magia  de las flores y de las plantas en la existencia de todos nosotros, al ser, por ejemplo, portadoras  de energía positiva en los centros de trabajo. Esta es una idea extendida, ya que la mayoría de las personas ha experimentado ese bienestar del que hablamos.

Es interesante observar en todos los ámbitos la interacción que se establece entre la naturaleza y el hombre, y cuán fuerte es el vínculo que se entabla entre ellos. Por ejemplo, el otro día visité un jardín de mariposas en el corazón de Buenos Aires (Jardín Botánico Carlos Thays). Allí, su responsable me comentaba que habían logrado un importante incremento en las especies de mariposas respecto a sus inicios, gracias a la utilización de plantas que las atraen. En otras palabras, el nexo entre la actividad del hombre (al usar determinados conocimientos y ponerlos en práctica) y de la naturaleza (flores-mariposas) se hace evidentemente una vez más.

¿Cómo relaciona este proyecto con su trabajo?

En tanto que viajo, aplico la suma de lo estudiado y del conocimiento adquirido a la tarea a la que estoy abocado. Asimismo, observo lo que realizan otros profesionales; hablo con todo tipo de personas a fin de incrementar mi experiencia e intento conocer las costumbres que rigen en las sociedades y lugares donde realizo las grabaciones del documental que tengo como proyecto profesional.

¿Qué podría decirnos de sus observaciones en torno a la reacción de las personas ante las flores y las plantas ornamentales, en los distintos países visitados?

Hasta ahora he visitado más de veintidós países, y en todos y cada uno de ellos, es única. Quizá porque las flores son excelentes medios para transmitir las emociones.

Por ejemplo, en algunos países europeos las flores son tan importantes, que es frecuente que su compra se realice a diario, como si se tratara del pan, e incluso, antes que a este alimento. Por supuesto, también se marcan otras diferencias; en Rusia, por ejemplo, es observable que las familias con mayor poder adquisitivo  utilicen para su lucimiento flores exclusivas y exóticas. En Mongolia, la tradición indica  regalar flores para solicitar matrimonio. Mientras que en China, usan las plantas crasas a modo de mascotas. En el sudoeste asiático, las flores están presentes en la mayoría de los eventos o encuentros sociales. Y en la India, se las ofrecen a los dioses. En Japón, como es conocido mundialmente,  perfeccionan el arte propio: el ikebana. Y en Nueva Zelanda (paraíso de los naturalistas), miman a la naturaleza y por tanto a las flores. En Chile, observé que se trabaja mucho con la flor nacional(Lapageria rosea)ya que dependen en gran medida de sus propios cultivos. Y en la Argentina, la flor está considerada como un artículo de lujo (algo parecido a lo que ocurre en España).

En esos ámbitos tan disímiles, ¿qué semejanzas y qué diferencias establecería en relación con el consumo de flores?

La semejanza se establece en que, en la mayoría de ellos, el consumo de flores está asociado a la expresión de sentimientos ante una celebración. A la diferencia, tal vez podríamos hallarla en el cuidado que se le da al tema floral; por supuesto, este aspecto tiene íntima vinculación con la cultura imperante en cada país o región.

¿Cuál es su visión sobre el manejo del comercio de flores de corte y plantas de ornamentales, en general? 

Algo que se aprecia por lo común es que cada país intenta, en principio, aprovechar sus propios cultivos. Y, por supuesto, en función del mercado que  tenga o de las necesidades que este mismo mercado experimente, decidirá si importa o no. También estos factores pueden depender de la relación que se establezca con otros países vecinos, como ocurre en la Argentina y Chile.

En lo que hace a nuestro país y a la posición de la floricultura en especial, ¿cuál es su comentario?

Observo que la Argentina tiene una gran visión y un interés desarrollado por la  floricultura. He comprobado cuántos talleres, encuentros, demostraciones, exposiciones, etc., se realizan al respecto. Tuve el privilegio de dar dos conferencias y ha habido un lleno absoluto en las salas -me sorprendió que fuera para escuchar hablar del mundo de las flores y conocer los cuentos de un viajero que intenta narrar sus experiencias-. Esto me da una idea de la importancia que le brindan a este ámbito.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Leave a Comment.